Rodolfo Walsh - Operacion Masacre

Rodolfo Walsh, cartas y masacres

Querido Rodolfo: Quería comentar tu libro Operación Masacre, pero te imagino escribiendo y me interrumpo. Te imagino escribiendo una carta, no un libro. Te imagino escribiendo La Carta, porque después de conocerla ya no existen otras cartas. Y siento tu angustia mientras escribo. No tu valor. Tu valor me genera una admiración exterior, como quién se para frente al Guernica y dice que Picasso fue grande, pero no podría jamás
Continuar leyendo...

El juguete rabioso de Arlt

El Juguete Rabioso. Primera novela de Roberto Arlt. Publicada en 1926. Cuenta las tribulaciones de Silvio Astier, un muchacho que busca sobrevivir en una Buenos Aires de inmigrantes, miseria y delincuencia. Los que siguen son mis apuntes sobre la lectura. No una crítica, no un análisis. Quiero a Arlt. Con los escritores que me gustan desarrollo un vínculo afectivo de una sola dirección. Algo parecido a las fans del chico pop (no
Continuar leyendo...

Aventuras de un lector desafilado

En calle Hermosilla 132 de Madrid está La Dulcinea, una de las mejores librerías de usados que visité en mi vida. Por dos cosas: contiene verdaderos tesoros de la literatura en primeras versiones (o al menos muy difíciles de conseguir) y por el cariño con el que su dueño escribe en la primera página de cada libro, pues al lado del precio y con preciosa letra imprenta, pone: “El libro
Continuar leyendo...

Los sabios han muerto, quedamos estos zombis

Mi intención con esta entrada es dar mi apoyo incondicional a los jóvenes y decirles que lo que están haciendo es correcto, que el camino es el de ellos y no el nuestro, el de los viejos dormidos y cobardes. No vamos a dejarles un futuro mejor, eso lo van a tener que construir ustedes, sin nosotros, porque ya no valemos para eso y no lo merecemos, porque los adultos y los viejos somos la verdadera generación perdida.
Continuar leyendo...

A la diestra de la izquierda, todo es derecha

El centro es una posición ficticia. Es otra forma de representar los intereses de la minoría, haciéndolos pasar por los de una mayoría. El centro, además, les da una excusa sensata a los subyugados que van reconociendo el problema, pero no tienen el coraje de trabajar por la solución.
Continuar leyendo...

Críticos abyectos y el poder del King

Stephen King me dijo que él me autorizaba a dejar lo que estuviera haciendo, a relegar cualquier otra actividad en beneficio de la lectura o la escritura. Lo hizo a través del libro Mientras Escribo. Gracias a esa idea dejé de sentir culpa, por ejemplo, cuando trabajaba por mi cuenta y en lugar de conseguir nuevos clientes me dedicaba a escribir mi primera novela o a leer un buen libro.
Continuar leyendo...